Revista Literaria Periódico Cultural

Agosto, 2009

30.8.2009 GMT

Discurso de la promoción 1949-2009 Nestor Arias por General div. Agustin Berzares

Caudron G-III y G-IV. Inicios de la Aviación Militar en Colombia

Discurso de la reunión del sexagésimo Aniversario de la Promoción “Néstor Arias”

1949-2009

Efectuado el día 17 de julio del 2009-08-30 Lugar Museo Aeronáutico de la FAV, Maracay

Autor General de División Agustín Berzares Morales.

Contrario a lo que pensamos

El hombre no engendra inteligencia, si no simplemente acrecienta el poder de recibir y asimilar inteligencia y conocimiento de la fuente originaria. Recibe lo que es capaz de contener.

Desde épocas remotas los sabios de Egipto, de Alejandría, de la antigua Grecia, los sabios de la India, afirmaban que: “La mejor manera de cultivar sabiduría, es habituarse a considerar la vida como un sueño” Si nos acontece algún fracaso, cerramos los ojos y digamos: ¡Es un sueño! Y apartemos de l mente toda idea relacionada con el fracaso.

Este fue quizás nuestro norte, el de los bisoños soñadores, el de toda la promoción Gestor Arias; salir al ruedo para medirse con una Grey distinta llevando como bagaje fuerte la bendición de unos padres atribulados, que por primera vez se separaban de sus hijo0s, que querían ser aviadores-Pilotos Miloso y escogieron el camino más largo para alcanzar sus sueños…

La Escuela de Suboficiales y clases, ubicada en la ciudad de la Grita, es la puerta que se nos abre, para que el sueño comienza a tomar solidez, con la energía que sabemos imprimirle para que se materialice el pensamiento que no nos da reposo.

Pero la realidad fue distinta y lo que parecía un hecho cierto se viene al suelo cuando se nos anuncia, que solamente tenemos opción para ingresar al E.H.M. como alumnos mecánicos o radiotelegrafistas, que especialidad piloto (aviador) estaba reservadas los oficiales provenientes del Ejército o de la Marina de Guerra. Así que optamos por la especialidad de Mecánicos de Aviación.

Llegamos a los finales del año 1945, el triunfo de los aliados, pone fin a la segunda guerra mundial y este hecho nos trae nuevas variantes.

Primero; los Estados Unidos, una vez finalizada la guerra se encuentran saturada de aviones de combate, entre ellos; el B-25 Bombardero mediano, con excelente capacidad de entrega de carga destructiva. El P-47 Thunderbolt, avión de combate con una robusta Carga Alar y poder de fuego. El AT-7 avión de reconocimiento (Beechcraft) y aviones de transporte C-470D-C3, con capacidad para transportar 28 pasajeros o paracaidistas completamente equipados para el combate.

Con ese excedente de material bélico, el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica, decide desarrollar un programa de asistencia para casi todos los países de América Latina, siendo Venezuela favorecida con lo que se llamó; América Republic Proyect específicamente para la concepción de material aeronáutico diferenta al programa de préstamo y arriendo, con lo que además del material volante o de vuelo, estaban comprendidos los ítems de herramientas y accesorios.

El programa de entrenamiento de vuelo ARP para la América Latina estaba centrado en la selección de los pilotos ya formados, lo que resultó ser un curso de descarte de aquellos pilotos que no reunían las condiciones y que no aprobaron en programa de vuelo que tenían elaborado a tal efecto. Esto trajo como consecuencia la salida de más del cincuenta por ciento de los pilotos que formaban cuadros en la aviación militar de Venezuela.

Así estaban las cosas, cuando se presenta el segundo evento notorio y sobresaliente en el acontecer nacional. Era lo menos esperado pero resultó ser una realidad que enfrentan al gobierno y a las Fuerzas Armadas Nacionales: “La Revolución del 18 de octubre de 1945; que terminó con la caída del gobierno del general de División Isaías Medina Angarita

¿Qué hacer? Se preguntaban los oficiales capitanes, en su mayoría que quedaron a cargo del regimiento de aviación militar adscrito al ejército. Y toman una decisión, la más valiente y acertada, no dándose tregua hasta lograr lo que para cada uno de ellos fue la razón de ser del golpe de estado y para que un acto de cobardía de parte de ellos no manchara la honra; no se convirtiera en “Baldón” para usar una frase del Libertador Simón Bolívar, así que lucharon con todas sus fuerzas para lograr sus propósitos, el móvil que los llevó a jugarse el todo por el todo

El primer de lo móviles fue segur formando pilotos y los alumnos que habían terminado el curso primario, los Tenientes, Rouselvelt Adrianza Galvis, Francisco Miliani Aranguren, Ramiro Castillo Oquendo, Emiliano Peña Peña y un agregado el sargento ayudante Edgar Salamanqués, graduado de piloto civil en la escuela Miguel Rodríguez.

Los Capitanes: Miguel de la Rosa, Luís Calderón, Félix Román Moreno Huérfano, Horacio López Conde, Ángel Ramírez Avedaño, Abel Romero Villate; Subtenientes, Gregorio López García entre otros, lucharon a brazo partido para que el arma de aviación adscrita al ejército, fueron lo que ellos soñaron; ¡una verdadera Fuerza Aerea!... Con su comandancia de estado mayor, hecho este que fue logrado con crecer y que le concede el honor de obtener, ostentar la denominación de Comandancia de Fuerza dentro de la institución Armada y de ser la primera.

La jerarquización impuso como medida prioritaria la activación de verdaderas escuelas, que cumplieron con la misión de formar oficiales pilotos y de otras especialidades y una escuela de suboficiales para la formación de técnicos en lo que fuere requerido, como suboficiales o profesionales de carrera

Es así como la vieja escuela de aviación militar se moderniza con el nuevo currículo académico y en lo específico de la formación de nuevos pilotos. Se activan tres cursos: El primario, el básico y el avanzado utilizando el material de vuelo que estaba disponible para el momento, aviones Steelman-Boulti y at6, respectivamente pero sigue presente la gran interrogante ¿Cómo hacer para llenar las vacantes que ya se presentan en la unidad táctica de los grupos?

La otra interrogante ¿Cómo integrar el nuevo curso primario? Es en este momento cuando se le abre la oportunidad a los suboficiales profesionales de carrera, militarmente ya formados; quienes después de un examen de admisión, que incluía una prueba oral y escrita de conocimiento académicos y un examen médico completo, en el hospital militar de Caracas; de cuyos resultados quedaron admitidos, los Sargentos Técnicos de segunda José Luís Hidalgo y Agustín Berzares Morales, Rafael Edgardo Jelambiteca y Maximiliano Sánchez Palacios

Este grupo de alumnos pilotos van a tener como compañeros de promoción de pilotos a los oficiales: Alférez de Navío Humberto Blanco Rondón y los Subtenientes Carlos Carvajal Jiménez, Oswaldo Guevara Mújica, Ascanio González La Greca y José E Cova Rey, grupo este de pilotos militares que unto nos graduamos, teniendo como padrinos al Capitán (F) Jesús Zafrené promoción ésta que paga su cuota de sacrificio, cuando en accidente moral, los subtenientes Heriberto Paredes y Carlos Carvajal instructor y alumno, respectivamente cayeron abatidos por el destino, como advertencia de que el uniforme azul, no es solamente un símil de los colores del espacio soberano, es también oración de fe

Es de hacer notar que paralelamente con esta primera graduación de pilotos en la nueva concepción de la EAM; se estaba realizando también otro programa de entrenamiento de vuelo, que fue el de los primeros civiles en ingresar a al EAM pero habían sido formados como pilotos, en la academia Militar de la Fuerza Aérea Americana, Randolh Field, en San Antonio de Texas, grupo de diez aspirantes civiles de los cuales solo dos se graduaron en esta primera camada, como pilotos en la especialidad de bombarderos, los cadetes Fernando José Paredes belo y Luís Alberto León Aranguren, los cuales desde su llegada a Venezuela, se les reconoce la antigüedad que se nos dio a la promoción de Pilotos Capitán Jesús Zafrane, hasta graduarnos todos oficiales Subtenientes en la EAM el día 17 de julio del año 1949, como la promoción Sargento Piloto Néstor Arias.

Es largo el camino pero mucho más la responsabilidad que el destino le asigna a la promoción “Néstor Arias”, habíamos hablado antes de saltos generacionales que vivió las Fuerzas Armadas, por la poda que se hizo, cuando se da de baja a los oficiales con las jerarquías de Mayor y Capitán de Corbeta, hasta Generales y Almirantes, pues bien, esto provocó el acenso a oficiales de los cadetes de las Escuelas Militares y Naval de Venezuela, desde segundo al cuarto año, muchos de los cuales formaron cuadros como oficiales pilotos en la FAV y de hecho los que tenían cargos más elevados.

Pero para eso estábamos formados y con hidalguía aceptamos la responsabilidad hasta nuestro pase a retiro en el mes de julio del año 1979

El tercer acontecimiento importante, que se registró para la época y que va a tener importante capital para la promoción Nº A.- fue el hecho que todas las jerarquías militares mas allá de Capitán o Teniente de Navío, salvo uno que otro mayor o Capitán de Corbeta, fueron pasados a la situación de retiro, con lo cual las FF. AA. NN. Quedaron reducidas a su mínima expresión.

Lo que teníamos por delante era un verdadero desafío, pero nada pudo opacar la pujanza y la claridad de una carrera militar vivida con espíritu de superación, encarando con nobleza las vicisitudes y dejando de lado rencores y venganzas que a nada conducen. La cuota de dificultades de cada uno de los oficiales integrantes de la promoción “Néstor Arías”: Las cárceles, el exilio y otras facturas de tinte político, quisieron truncar la carrera de los integrantes de la promoción, pero pudo más la nobleza y el empuje de cada uno, para dejar un legado de inspiración y escuela. La promoción fue la primera en su preparación y niveles de instrucción militar, cursos tácticos, estudios de estado mayor de guerra aérea y de altos estudios de Seguridad y Defensa, afianzas las bases académicas

A los 60 años de graduados la promoción “Néstor Arias”, tiene un haber positivo; tres oficiales en el terreno de las luchas y los dos que partieron momentáneamente: Paredes bello y León Aranguren marcan su presencia con los cargos de Comandantes Generales de la FAV y de Ministerio de Defensa y embajador el primero de los nombrados.

El regocijo afianza las palabras de alabanza que quiero hacer al compañero de Promoción Gral/Div Raúl Ramón Morales quien fuere distinguido como Vice Ministro de Defensa y laureado como Abogado de la República y profesor universitario.

Pero hay más que decir de la promoción “Néstor Arias”, de todos es conocido que el primer curso de Estado Mayor de Guerra Aérea, se mezclaron jerarquías desde capitanes hasta tenientes coroneles. Fue un curso de descarte, muy riguroso y exigente.

No existen dudas de que el éxito de la promoción es el resultado de muchas causalidades pero sobre todo, se le puede considerar como el eslabón de unión con las primeras generaciones de pilotos con jerarquía y una formación militar académica deficiente. Los sistemas de armas y la formación castrense estaban muy por debajo del Standard de la Aviación Militar de los piases desarrollados.

Debemos elevar siempre al todopoderoso con perseverancia, con constancia para poder triunfar para aceptar las jerarquías oficiales generales con que nos distinguen sin olvidar que en estudios universitarios, también la promoción diploma el currículo personal.

Les aseguro que todos fuimos al curso inspirados por alcanzar el primer puesto, puesto de honor, solo uno lo logró con suficiencia, inspirado en la buena lid y así está escrito con letras de oro, en la lista de los inmortales, como ejemplo para todas las promociones venideras.

Mayor Rafael Edgardo Jelambi Terán

También de la promoción Néstor Arias

La promoción Néstor Arias fue como el despertar, fue un sueño que se convierte en realidad, el esfuerzo de muchas generaciones que buscaban la excelencia, para salir de la tutela a que estaban sometidos, si se quiere; fue la promesa que nuestro antecesores se plantearon

“Si, la promoción Néstor Arias fue en realidad la promisión alcanzada con el esfuerzo de todos”

Caudron G.3



En: No Categorizado
Permaenlace: Discurso de la promoción 1949-2009 Nestor Arias por...
Comentarios: 0
Leído 4229 veces.



29.8.2009 GMT

Serie por nuestros cerros Roraima /Edilia de Borges

Foto: Roraima (Tafelberg) (reitgasse)

Una nueva narración de nuestra aventurera e intrépida amiga Edilia en el Roraima, ni hablar de los ríos y riachuelos del aire límpido, del agua cristalina, de paisajes y vistas espectaculares que no ameritan ningún comentario, todo está dicho con sus palabras y su sensibilidad de poeta.

Rubén Patrizi

Hola amigos todos, les cuento:

No necesité mucho impulso para complacer el deseo de una amiga de conocer el tepuy Roraima, una vez más y van siete mis visitas. Unos días antes de la Semana Mayor ya estábamos en ruta hacia el destino fijado. Una travesía larga desde Caracas nos llevó hasta San Francisco de Yuruany en el estado Bolívar. Como ha cambiado esta Comunidad indígena, lo que otrora eran sólo varias churuatas a orillas de la carretera, destinada una de ellas, la más grande para los turistas que al día siguiente saldrían para la Comundad de “ Paratepuy ”, hoy día es toda una población de muchas casitas y/o churuatas, servicios básicos (menos teléfono) escuela, ambulatorio, mercado, iglesia, ventas de artesanías, venta de hielo, puesto de Policía y de Guardia Nacional. Es el punto de partida de todos los visitantes que desean conocer el Roraima . Por la cercanía de la fecha Semana Santa, bullía de actividad. Una hilera de puestos rústicos de ventas artesanal local, atrae la vista por su colorido variado y vistoso. En su casa buscamos a nuestro guía, 2 porteadores y nosotras, cinco mujeres con todos sus bártulos, ya casi al mediodía subimos en un camión con rumbo a la población de Paratepuy a 45 minutos de distancia por un camino de tierra roja, a principio pasamos por un fresco bosquecillo, atravesamos un puente sobre un río que invitaba a bañarse, para continuar subiendo por un camino que ya no lo es, hay un gran tramo próximo a desaparecer, tal es la erosión que se lo “está comiendo”, solamente queda una franja angosta con un gran cañón a su lado, grieta enorme y profunda, cada vez más la tierra se desploma y se fractura dejando una brecha descarnada de arena imposible de pasar. Si las Autoridades competentes no intervienen en su auxilio pronto ambas Comunidades quedarán aisladas, al menos por tierra, tal es la magnitud del daño.

En Paratepuy el guardaparques nos revisó el equipaje y el permiso para subir, dándonos recomendaciones, cumplidos todos los requisitos comenzamos nuestra caminata por la Gran Sabana. El día estaba nublado sin el castigador sol, era una dicha transitar aquél espacio de cielo y hierba alta solamente, llevamos un alegre y buen paso sin prisa, deteniéndonos para tomar fotografías o simplemente observar el paisaje, un descansito, beber agua, observar un pájaro. Por tres veces atravesamos diferentes riachuelos que corrían entre piedras, cristalinas sus aguas, frías, divinas para beber en el cuenco de las manos, pequeños oasis frescos y sombreados cambiaban el escenario de la Sabana. Llegamos al río Tek, éste es más ancho y lleva mayor caudal, sólo encontramos una carpa en ese momento vacía y excepto los habitantes cuidadores pemones que cuidan el lugar, no vimos otra persona. El río estaba algo dificultoso para atravesarlo con su corriente fuerte y piso de piedras resbalosas, así que en medias y de la mano del guía lo pasamos. Desde allí una fuerte e impresionante cuesta que subimos de a pasitos y retomamos el camino en cosa de unos 20 minutos ya estamos en la loma que desciende ahora hacia el río Kukenán, éste si es impresionante, viendo aquellas frías y furiosas aguas correr ruidosas y desenfadadas entre piedras grandes y brillantes hizo “volar mariposas en mi estómago”. El cruce ahora es más cauteloso debido a que se hace en el sitio donde el río recibe aguas de otro afluente pequeño, la corriente que se forma en ese encuentro empuja e impele mis piernas, me abraza y me arrastra, casi me lleva, por suerte la fuerza con que me agarra, sostiene y ayuda Carlos lo impide. Lagrimeando desimuladadamente, temblándome las piernas por el susto, aterrorizada llego a la orilla. Un breve descanso y proseguimos el caminar hasta llegar a la “Base Militar”, es un descampado en medio de la sabana, piedras ahumadas y negras en círculos atestiguan pasadas fogatas de aventureros anteriores. Escondida entre matorrales apretados una bajada nos sorprende con un pequeño manantial donde nos proveemos del vital líquido aprovechando para bañarnos a “ totumasos ”. Dormimos en nuestras carpas. Esa noche la belleza de las estrellas y el brillar de la luna casi llena fue la última visión que tuve antes de dormirme. Al día siguiente nos tocó cubrir la última etapa del caminar subiendo y bajando colinas no fuertes para llegar al Campamento Base, a los pies del tepuy. Desgraciadamente mi organismo se descompensó, en consecuencia retrasada y casi a rastras por los desagradables síntomas anómalos en mi salud, logré llegar. Decidí en ese momento que allí me quedaba, no subiría a la cima, no estaba bien, Mientras yo descansaba y reponía, mis solidarios compañeros abrieron mi carpa, dispusieron de víveres y cualquier otra cosa que yo pudiese necesitar, ya que acá bien instalada me quedaría por dos días mientras ellos continuaban hacia la meta.

Pude seguir utilizando los binóculos, una parte de su primera subida, pasaron un bosquecillo, un rústico puentecito sobre el agua de un amplio manantial y ya de frente se encontraron que el caminito antiguo es ahora una tragedia total el pisar de tantos pasos en muchos años lo han convertido en una muy delgada franja donde uno de sus lados está cerca de unas esqueléticas plantas y el otro es un profundo hueco, la tierra arcillosa casi greda de color amarillo está vuelta un lodazal resbalosísimo, hay que agarrarse con fuerza de cualquier apoyo, tronco o piedra que alcance y auto empujarse hacia arriba apoyando a veces no sólo pies sino también manos y hasta codos. La erosión continúa a paso vigoroso ayudada con las lluvias que caen casi siempre. Como gracioso vi que los pemones con sus sandalias de suela de goma lisa caminan como balanceándose por allí con su wuayare pesado en la espalda y sostenido por una franja de tela colocado a su frente. Los perdí de vista luego. Lo que sigue lo cuento basándome en mis recuerdos de visitas anteriores, pero primordialmente en los detalles, peripecias, observaciones y vivencias de mis amigas mientras caminaban por ese mágico lugar. ..”Llovió constantemente, la subida fue muy cuidadosa, poniendo la vista antes que los pies en cualquier paso, nos deteníamos para tomar fotografías en cada rincón de la senda o vuelta del camino. Llegar al ”Mirador” fue una odisea precavida, cautelosa por la peligrosidad de piedras sueltas, rocas mojadas y suelo pantanoso ,pero una vez en él y ante el imponente espectáculo a la vista de la Gran Sabana, todo lo pasado se olvidó. El “Paso de las lágrimas” fue la “Cascada del llanto”, (así lo llamó una de ellas), tanta era el agua que caía desde la cumbre, nos dimos “la ducha del año” mientras pasamos bajo los chorrerones de agua helada. Aquí hago una pausa para contarles que yo, desde la base veía con asombro y maravillada viendo caer cascadas por diferentes puntos desde la cima, ese día llovió muy fuerte. Prosigo. ”Asaltamos ahora las rocas dispersas y grandes de la última parte del ascenso. Carlos nos llevó hasta “Arenales”, un “hotel” resguardado y formado por la cavidad de grandes rocas, amplio, seco, suelo de fina arenilla, sitio muy cómodo donde levantamos campamento e instalamos nuestras carpas.

El tiempo brumoso y la pertinaz lluvia no impidieron que Carlos nos llevara a conocer algunos “rincones” hermosos. Estuvimos en la “Cueva Guácharo” que no pudimos atravesarla en su totalidad por falta de luz. (Es curioso como todas mis compañeras coincidieron en sus impresiones de este lugar). ”Hermosa, limpia, inolora al entrar se siente como” una presencia etérea”, hay una sensación de paz y calidez interior, de sosiego, tiene una especie de “aura” que nos hace felices, dijeron”.

También tuvimos la oportunidad de darnos “un baño” de lujo, lo hicimos en piscinas de piso y paredes de cuarzo, con agua transparente y helada, vivificante, repotenciadora, algunas bastantes profundas. Es la zona llamada “ Jacuzzis ”. Hicimos otros paseos cortos por la brevedad de tiempo que disponíamos y luego bajamos”. Sus fotografías hicieron gráfico su relato.

Ellos al bajar, me encontraron ya sana, lista y dispuesta para unírmesle en el regreso. Esta vez atravesar el río Kukenán fue más “ pelúo ” estaba crecido y la fuerza del agua se podía ver, rugía ¿O fue mi pensamiento? Asustaba. Asistida por una cuerda amarrada a cada lado del río y ayudada con los fuertes brazos del guía con seguridad logré “encallar” en la orilla opuesta. Estaba salva. ¡Aleluya!

De nuevo en el río Tek que en comparación al que terminamos de pasar, parecía que sus aguas se mecían arrullando las piedras. Ahora acá si nos regalamos con un sabroso y delicioso baño. Dormimos esta noche en este sitio sin disturbio alguno, luego de comer la exquisita pasta a la “ Grisel ” de su propia inventiva. ¡ Ummm !.

Al otro día con un amanecer esplendoroso, desayunamos y nos devolvimos hasta Paratepuy donde nos esperaban en un camión para traernos de vuelta a San Francisco de Yuaruaní, recogimos nuestros enseres y nos trasladaron hasta Santa Elena de Uairén donde tomamos el autobús para la capital, luego de pasar una odisea por irresponsabilidad de los conductores llegamos al Terminal de Oriente donde ya nos esperaban nuestros familiares.

Pienso que fue una muy agradable excursión y un muy buen bautizo para las amigas que lo hacían por primera vez, para ellas es una experiencia que les abre las puertas a muchas otras en nuestras montañas y me siento feliz en haber contribuido a ello.

Nos vemos en la próxima,

Participantes: Marta Matos, Grisel Urdaneta, Karla Gil, MªEugenia Sánchez

Fotografías: El Roraima, La pared, Gran Sabana y tepuyes al fondo, esculturas en la cima, Las Torres, Hotel Arenales (carpas),El Maverick,Las Pagodas, Punto Triple y El foso.

Carlos Lombardo – Guía

* No importa cuantas veces hemos subido al Tepui Roraima, el más alto de todas las Guayanas (2.810m. s.n.m .) al sur de Venezuela. El pisar de nuevo su cumbre es rendir un renovado culto a la Diosa Ruin (mitología indígena) que allí reina. Abuela de los civilizados a los que obsequia con bebidas y música cuando acuden a visitarla. Visitar Roraima es convivir con seres mágicos, es saberse observada por centinelas pétreos que se confunden y difuminan en la neblina. Esconderse entre grandes, negras y silenciosas rocas que como casillos emergen de la rosada arena. Estar allá es participar en la danza transcendente donde el agua se transforma en viento y la infinidad de riachuelos y cascadas nos incitan mostrando su luz, su magia, su infinita fantasía que nos hace volver allá una y otra vez.

Foto Roraima

http://www.reisebank.de/sixcms/detail.php?id=1019&country=ven&section=TravelWarnings



En: No Categorizado
Permaenlace: Serie por nuestros cerros Roraima /Edilia de Borges
Comentarios: 0
Leído 2328 veces.



29.8.2009 GMT

Pasaje

Atrapada luz en los espejos
despliega su abanico
se ha derramado
sobre el agua de la tarde.
Quema su vuelo un pájaro
sobre plano en reverso
las bisagras se cierran
a las sombras.
Una mirada
apenas
se conmueve.
Dejarse estar
dejar
que nada se detenga
mientras el ancla ríe.
© Silsh
(Silvia Spinazzola)
-Argentina-


En: No Categorizado
Permaenlace: Pasaje
Comentarios: 0
Leído 751 veces.



26.8.2009 GMT

Cascada Gárate Santa Rosa Guatire Venezuela



En: No Categorizado
Permaenlace: Cascada Gárate Santa Rosa Guatire Venezuela
Comentarios: 0
Leído 2887 veces.



26.8.2009 GMT

Cascada India Carú Bailadores Venezuela

wpe4D.jpg (104012 bytes)

Cascada India Carú Bailadores



En: No Categorizado
Permaenlace: Cascada India Carú Bailadores Venezuela
Comentarios: 0
Leído 1786 veces.



26.8.2009 GMT

Serie de nuestros cerros/ Cascada Norte GUatire Venezuela

Cortesia Manuel fraga.



En: No Categorizado
Permaenlace: Serie de nuestros cerros/ Cascada Norte GUatire Venezuela
Comentarios: 0
Leído 1655 veces.



17.8.2009 GMT

Conociste a Luigi Casola por Maricela Lujan Mexico.

Conociste alguna vez a Luigi Casola ? por Maricela Lujàn

Forza! Forza, Italia!! Son come marmotte!! Madonna, vai, vai avanti !!

Cosa siete ? ¿ Hombres di ciccolatto ?

El pelotón ciclista avanzaba compacto por la carretera, arengado por el italiano Luigi Casola, que a la cabeza del grupo en su bicicleta de acero y titanio, pedaleaba con sangre, pulmones y corazòn. Los motivaba con el coraje del que no acepta la derrota. Se hacìa entender, por supuesto, aunque no les hablaba en español a los ciclistas mexicanos. Su idioma personalìsimo siempre fuè el itagnolo.

( una mezcla hìbrida del italiano y del español )

Y cuando alguien le preguntaba ¿ porque ? èl respondìa que era su sello personal.

- Asi se preocupan màs por entender – decìa con el resabio dictatorial que nunca se quitò desde de la influencia del Mussolini de su juventud, en la Italia “delle canicie nere”en los tiempos de la segunda guerra mundial.

Era cierto. Quienes lo escuchaban ponìan màs atención a su diàlogo. Intentaban agarrar al vuelo sus expresiones, sus anècdotas, sus frases sentenciosas, sus acertadas tècnicas de entrenamiento, sus atinadas recomendaciones enfocadas a la alimentación de los atletas. Las historias que contaba relacionadas con sus infinitas vivencias como ciclista profesional, en las carreras europeas, salpicadas con un toque del humor sarcàstico muy propio en èl, y a veces con destellos fantasiosos, ¿ acaso mitòmanos ? pero siempre resultaban emocionantes para sus oyentes.

Era un ìdolo para los ciclistas del Mèxico, antes de la Olimpìadas del 68.

En su bagaje deportivo llevaba grandes triunfos en el ciclismo europeo.

Habìa formado parte de los mejores equipos ciclistas italianos en los años 40’s y en los 50’s. Decidiò desde muy joven, que la bicicleta y pedalear en ella, era lo suyo.

Lo traìa en la sangre, y su padre lo supo, cuando le preguntò a Luigi a los dieciocho años que iba a hacer de su vida en el futuro. El habìa contestado:

“ Voy a vivir mi vida sobre una bicicleta, - y luego añadiò:

… e irè a Amèrica pronto, no sè còmo ni porquè, pero mi vida està allà ”

Ernesto Casola, el padre de Luigi, en ese entonces, habìa guardado silencio. Pero nunca olvidò lo que le dijo el hijo, y còmo se fueron cumpliendo una a una las sentencias que pronosticò. Leònidas, la madre de Luigi, lo comprendiò aùn sin hablar. Viò còmo su hijo se transformaba, cada vez que salìa a rodar ya fuera sòlo ò con el grupo de compañeros ciclistas. Ella lo veìa entrar, salir de casa, y con el sol, el viento y los amaneceres iluminàndole el rostro cada dìa, supo que èl ya no le pertenecìa màs, que su Luisen, como le decìa, se nutrìa de emociones nuevas que lo transportaban a mundos desconocidos y donde la adrenalina que le circulaba por las venas, lo arrancaba para siempre de ser el “ ragazzo della mama ”

Luigi!! Vai!! Sei bravo!! Lo vitoreaban en cada carrera. El, al escuchar cada frase, mientras pedaleaba, sentìa que su vida adquirìa un nuevo sentido.

Su respiración, jadeante, el sudor que salìa de cada poro de su piel, el cansancio que a veces no soportaba en las pantorrillas en cada subida pronunciada, la tensiòn en los brazos y en las manos, aferradas al manubrio de la bicicleta, los ojos a veces opacados por la nieve, otras veces casi cegados por el brillo del sol, el frìo del invierno lacerante cortando como un cuchillo filoso en cada parte de su cuerpo

ò el calor agobiante del verano, que deshidrata y quema cada cèntimietro de la piel

no le impedian montar en la bicicleta, ya fuera para entrenar cada dìa con una constancia casi religiosa, ò para participar en las competencias agonìsticas.

Era su vida. Y Luigi fuè un ciclista de nacimiento, si es que se permite la expresión.

Habìa venido a Mèxico a competir en diversas carreras importantes, se sintiò atraido por el paìs del calendario azteca. Le gustaron en especial sus casi 365 dias de Primavera, y un dìa del año 1963 llegò para quedarse y para que se cumpliera su famoso augurio de

“ vivir en Amèrica ”

Pronto entrò en el engranaje deportivo mexicano, y se hizo cargo de los mejores ciclistas del momento. Les cambiò el enfoque de la vida con su entusiasmo y su disciplina marcial: a las seis de la mañana los citaba en el CDOM para salir a entrenar y no admitìa excusas de ningún tipo. Los ciclistas debìan estar con energìa suficiente ya que Luigi supervisaba personalmente la dieta que se les ofrecìa en el comedor del CDOM.

Uno de aquellos dias, en los que saliò a la carretera, con el equipo a entrenar y se pararon a comer algo, uno de los ciclistas le quiso enseñar el “ritual del taco “

-Mira Luigi, agarras el taco asi, con el ìndice y el pulgar derechos, de preferencia estando de pie, flexionado tu cuerpo, con la cadera saliente, esto es para evitar que te manches si se cae algo de salsa, y luego ya le das la primera mordida…

Luigi, divertido, lo imitò una vez que le dieron su propio taco ya preparado con salsa roja de chile de árbol. – ¡ Madonna, questo è fuoco ! – dijo con el rostro que habìa adquirido un tono sanguìneo. - ¡ Agua ! ¡ Sùbito !

Ese dìa fuè su primera experiencia con el picante mexicano… y là ùnica, ya que no volviò a probar en tierra mexicana, nada que tuviera chile de ninguna variedad.

Los ciclistas del equipo mexicano, aprendieron muchas cosas importantes a travès de la enseñanza de Luigi. Una de ellas, a no usar la palabra mañana, cuando habìa que hacer algo, sino a actuar el dìa de hoy, y dar lo mejor de cada uno, intentando en cada acciòn, un resultado de excelencia.

Entendieron a fondo lo que significa el espìritu de sacrificio, para ser alguien en la vida, y que las cosas valiosas no se dan en charola, hay que luchar con uñas y dientes para conseguirlas.

Asimilaron tambièn el ejercicio cotidiano de la disciplina de un atleta, que el irse a dormir temprano y comer la dieta indicada, les reportaba grandes beneficios en sus entrenamientos, y al no hacerlo su fìsico les cobraba luego, una costosa factura.

Luigi tenìa un amor tan grande por el ciclismo, que cuando veìa un joven con calidad para ser un gran ciclista, hacìa todo lo posible por apoyarlo, por motivarlo,

y si los recursos econòmicos del ciclista no eran suficientes, le decìa:

¡ Tò, muchacho, vai con questo dinero y compra una buona bicicleta!

Luigi siempre causò pòlemica en los medios de comunicación mexicanos, ya que su sentido de la publicidad fuè poco ortodoxo. Sus declaraciones se pueden explicar en base a sus grandes vivencias en el ciclismo, el espìritu deportivo que ha sido como la sangre que corre por sus venas, y una gran inventiva para sorprender a sus oyentes. Luigi, ¿ podriamos regresar el tiempo ? Organiza, cómplice con Sandro Alessi, otra carrera ciclista internacional que atraviese toda la Repùblica Mexicana ! Inventa otro Record de la Hora, como aquellos que hicieron època con Eddy Merck ò con Francesco Moser !

Regresa al velodromo y a las carreteras Luigi ! Nadie le ha puesto como tú, ese toque de locura y fantasìa al ciclismo mexicano!

Comentarios: lujanmaricela@yahoo.com.mx



En: No Categorizado
Permaenlace: Conociste a Luigi Casola por Maricela Lujan Mexico.
Comentarios: 0
Leído 6042 veces.



17.8.2009 GMT

Serie por nuestros cerros / Caruao Chuspa Edilia De Borges.

Mi a miga la aventurera, la que encuentra en cada recodo de un camino, en una playa que visita, en una montaña que escala, en un sitio que recorre con la curiosidad y entusiasmo de niño, una historia para contar, que va narrando con el espíritu y la sensibilidad de escritora

un abrazo a mi consecuente viajante...

Agosto 2009

Me encanta cuando llega la época de cosechar mangos éste fruto tropical, me enloquece,
de sabor sublime, dulce, exquisito que me transporta al Paraíso y sus ambrosías. Ello me motivó este domingo a visitar Caruao (Edo. Vargas en el Litoral Central) y estando en la ruta llegarme también a Chuspa para darme un delicioso baño de mar y río.
La autopista Caracas-La Guaira ese día sin problemas de tráfico igual que la avenida principal de La Guaira, hasta parecía fuese aún de madrugada, no había mucha gente en las calles, pero quién si se había levantado con todas las pilas nuevas era el señor Sol, calentaba con fuerza y hacía brillar el mar tranquilo como metal bruñido. Hicimos una pequeña escala para desayunarnos y luego proseguimos nuestro camino, la vía es preciosa custodiada a un lado por el océano y por el otro la montaña. La atmósfera era tan diáfana que podía ver muy nítida la cima del pico Naiquatá, el más alto guardián de la zona. Llegamos a Los Caracas. Muchas carpas en el área de campamentos a la orilla del río, algunos bañistas en la playa; al límite de la otrora llamada “ciudad” salimos de ella y ascendimos una pequeña colina. La vista es impresionante, un paisaje de “postal”. El verde matizado y brillante de las palmeras enmarca al azul profundo del mar, no hay una nube en el cielo. La carretera de cemento está buena para transitarla, uno que otro bache y un derrumbe de tierra que manos solidarias han apartado a un costado. Ya comenzaba a ver las matas de mango por doquier cargadas de frutos, muchos de ellos en el suelo. Comencé mi recolecta. Los avizoraba y avisaba..”Pára ahí”, pacientemente mi amiga me complacía.


Pasamos varios caseríos, uno de ellos: Todasana con su “Museo de la Verdad” que hay que conocer por ser algo extravagante pero interesantemente coloquial. Un río atraviesa el pueblo, lleva mucha agua invitadora, de hecho varios jóvenes y niños se divertían ahí Por los caseríos que pasábamos, los lugareños enfrente de sus casas o negocios nos saludaban con la mano y una alegre sonrisa, debió ser que las caras de felicidad que teníamos nosotras los motivaba.
Un solo percance perturbador ocurrió al llegar a un puente caído por la lluvia de la noche, habían abierto otro paso franco en un desvío por un cerrito paralelo, que había que descender y luego subir. Nuestro vehículo “Chispita” está nuevecito, un poco bajo, pero pasó la prueba, no sin antes asustarnos con un ronco ruido metálico que afortunadamente no pasó de allí. La plancha que recubre y protege la parte de abajo había rozado una piedra. Suspiramos aliviadas, sobre todo la dueña. Proseguimos la ruta hasta llegar a Caruao sombreado por frondosos árboles de mangos y otras especies. Quise saludar a un amigo que vive allá y para ello nos detuvimos en su finca “Campamento”. Fue un verdadero acierto ya que nos deleitamos observando y fotografiando las variadas especies de palmas que configuran su “Palmetum”, la mayoría floridas y cargadas de frutos- Un muy agradable paréntesis en nuestro viaje. Nos despedimos del dueño y quisimos llegarnos hasta “El Paso del Cura” para darnos un baño. El río cae en una hermosa cascada en un profundo y oscuro pozo y luego más allá se confunden las frías aguas con las termales. No pudimos hacerlo no hay un lugar seguro para dejar el carro. Descartado con dolor.
Sin amilanarnos ahora seguimos la carretera hacia la playa de Chuspa, muy cercano apenas unos 5 minutos. El pueblo está muy concurrido, hay mucho alborozo, el sol pica caliente y fuerte lo que nos impulsa hacia la arena playera. A un costado de la misma veo un momento de “quiebra” del equilibrio entre aguas saladas y dulces. El mar arremete e insiste en meterse al río que desemboca en él, con presión titánica formando una gran ola.
Esta vez conseguimos un buen estacionamiento privado, dejamos el vehículo allí y nos fuimos a buscar una lancha rápida para irnos a una de las tantas playitas cercanas “privadas” que existen a lo largo de la línea costera. En la lancha percibo un contacto íntimo con la naturaleza, las crestas de las olas nos mece arriba y abajo suavemente, veo un cardumen de pececitos, mientras en el cielo vuelan dos gaviotas. Respiro el aire más puro del planeta y el silencio sólo es quebrado por el ruido del motor. Casi a los 25 minutos después llegamos. El capitán habilidoso maniobra sorteando las altas rocas y nos lleva hasta la orilla de la dorada arena de la playa. “Mono manso”(playa nudista, pero no todos están así) es una “caleta” cercada por altas y negras rocas por donde corren rápidos cangrejos y asoma sus púas el puercoespín. Mientras las olas se estrellan contra ellas con fuerza levantando un abanico de blanca espuma, dejando pozas trasparentes de suelo empedrado- piscina privada-. Estuvimos allí mucho tiempo deleitándonos con el paisaje bravío y bañándonos en las cristalinas y frescas aguas. Posteriormente saboreamos un rico “tostón” con ensalada y salsa. No queríamos pero debimos despedirnos de los otros amigos que encontramos por allá, queríamos regresar a la ciudad con luz diurna. Nuestro deseo se medio cumplió apenas, porque a las 7 de la noche rodábamos por la autopista del Este con destino a nuestras casas.
Fue un lindo día de aventura, una forma nueva y diferente de relacionarnos con nosotras mismas y con el universo.



Nos vemos en la próxima.

Edilia C. de Borges



En: No Categorizado
Permaenlace: Serie por nuestros cerros / Caruao Chuspa Edilia De...
Comentarios: 0
Leído 1572 veces.



12.8.2009 GMT

Serie de los nuestros / R A M escultura.

R A M

Roberto Antonio Moreno

Escultor

En un recodo de la carretera, irrumpe con rayos de sol las figuras blancas que fulguran su forma de calcio a un lado del camino.

La piedra caliza dibujada en las manos de los artistas anónimos que en su cotidaniedad del dia a día elaboran con su imaginación las imágenes de virgen, de santos, de animales, de cristos en cruces blancas como el marfíl.

Los elefantes y delfines parecen caminar y nadar, como los sueños de estos artesanos.

Ramon Antonio Moreno 30 ños de los cuales lleva 19 esculíendo

premio Bicentenario de Artesanía

Escultor en piedra Coralina y piedra Caliza

tambien trabajos en madera etc.

Municipio Tocopero Sector Santa Rosa Estado Falcón

R Patrizi.



En: No Categorizado
Permaenlace: Serie de los nuestros / R A M escultura.
Comentarios: 3
Leído 4296 veces.



Página 1 de 1. Total : 9 Artículos.

vocessusurrosrumorygritos-vocessusurrosrumorygritos